Mercado hipotecario, con potencial para atender a migrantes: Cemla

Fuente: El economista. Fernando Gutiérrez

Un estudio muestra que 23.7% de los mexicanos que radica en EU y Canadá está dispuesto a adquirir una vivienda.

Las remesas son una fuente importante de divisas que llega a México. En la actualidad, el país es la cuarta economía receptora de este tipo de recursos en el mundo, después de la India, China y Filipinas; sin embargo, éstas podrían potencializarse para productos financieros a los que los migrantes difícilmente tienen acceso, por ejemplo, las hipotecas y así tener una mayor inclusión financiera.

De acuerdo con el estudio “Migración mexicana, remesas e inclusión financiera”, del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), de una encuesta realizada a 6,803 migrantes mexicanos, 23.7% de los encuestados que radica principalmente en Estados Unidos y Canadá se dice dispuesto a adquirir una vivienda propia en México, si consiguiera un crédito de largo plazo en territorio nacional.

“Tales resultados sugieren la existencia de un mercado potencial para el otorgamiento de créditos hipotecarios a los emigrantes mexicanos, lo que representaría un avance significativo en el grado de inclusión financiera en su país de origen”, detalla el estudio del Cemla.

De los mexicanos migrantes que se dicen dispuestos a obtener una hipoteca, mediante un crédito a largo plazo, 26.4% pertenece al sector que sí envía remesas mientras que 17.6% al que no lo hace.

“Lo anterior muestra que hay diferencias en el perfil de los emigrantes mexicanos que envían remesas y los que no lo hacen y quizás en sus expectativas de regresar a México en el futuro”, indica el análisis realizado por Jesús Cervantes González.

El porcentaje de los encuestados con disposición a adquirir una vivienda en México que debe obtener un crédito de largo plazo cambia conforme la edad del migrante y con el número de años de residir en el exterior.

Por ejemplo, del total de migrantes que se dice dispuesto a adquirir una vivienda vía un financiamiento, 39.9% tiene entre 18 y 30 años, mientras que 25.3% pertenece al segmento de 31 a 40 años de edad y 18.7% tiene entre 41 y 50 años de edad y el resto tiene 51 años o más.

“El porcentaje de encuestados con disposición a adquirir una vivienda en México a través de un crédito de largo plazo decrece gradualmente con la edad del emigrante (…) Tal resultado se observa tanto en los remitentes de remesas como en los no remitentes, así como en los emigrantes hombres y mujeres”, acota.

Según los resultados, los migrantes cuentan con la posibilidad y disposición de adquirir bienes viviendas tanto en el país en el que residen como en el de su origen.

“De acuerdo con las respuestas de los remitentes de remesas, 85.4% de los receptores de remesas son propietarios de la vivienda que habitan. Asimismo, 48.4% de los emigrantes mexicanos encuestados expresaron que son propietarios de la vivienda que habitan en el país donde residen”, detalla el estudio.

El estudio arrojó que 67.6% de los migrantes tiene una cuenta de cheques o de ahorro en el país donde reside; sin embargo, este porcentaje se reduce respecto a los receptores de remesas que tienen una cuenta similar en su país de origen.

“Los resultados de la encuesta muestran un elevado grado de bancarización de los remitentes de remesas, considerando que 67.6% de ellos señaló que tiene cuenta de cheques o de ahorro en el país en que reside (…) el porcentaje de receptores de remesas que tiene cuenta de cheques o ahorro en México resultó de 34.2%”, refiere el análisis, y añade que estos resultados indican que en el país hay un importante margen de acción para aumentar el grado de inclusión financiera de los receptores de estos recursos.