¿Cómo saber qué banco es mejor para pedir un crédito hipotecario?

By 13 febrero, 2022General

Afortunadamente, ya no vivimos en el barbarismo, pues la banca comercial y crediticia llegó a darle soporte al trabajo y por ende a las empresas. Sin embargo, conforme avanza la historia, los vicios financieros y sociales van consumiendo a los propios conceptos, pues existen dos aspectos esenciales para que el crédito funcione:

1- Saber usar un crédito 

2-Saber elegir la mejor opción bancaria. 

El primer aspecto, se refiere a la educación financiera, la cual estamos obligados a adquirir no solo si tu actividad laboral se centra en los negocios. ¿Qué pasa si quieres comprar una casa, un terreno o un local comercial? 

Porque, justamente esa es la definición de crédito inmobiliario: “Un préstamo a mediano, corto o largo plazo, para la adquisición de una vivienda, lote o local comercial”  

Imaginemos que eres un empresario que quiere expandir su zona de influencia, por lo tanto, tienes que adquirir un nuevo espacio para tus actividades, primero, ¿Qué harías rentar o comprar?

La respuesta se encuentra en tu bolsillo, pues este te dirá qué dirección tomar. Un empresario eficiente acudirá rápidamente a solicitar un crédito, un empresario inteligente, sabría qué tasa de interés, con respecto a sus ingresos es la mejor opción, pero un empresario sabio tendría en cuenta todos estos aspectos y cuál es la institución financiera que mejor se adapta a su perfil. 

Eso es educación financiera, saber ocupar el crédito a tu favor, porque seamos honestos, no puedes escapar de los intereses, pero si puedes hacer que sean menos esclavizantes. 

El segundo aspecto, se refiere a contar con la experiencia necesaria para tomar una decisión bancaria. Sin embargo, esto no se aprende de la noche a la mañana y mucho menos se nace con este conocimiento. Pero no te preocupes, para eso estamos, para guiarte. 

Existen dos parámetros fundamentales, que nos dirán cuando estamos frente a nuestra mejor opción: La Tasa de Interés y El Plazo. Vamos a definirlos, para ampliar el panorama: 

Tasa de interés: En términos concretos, es el porcentaje que la institución bancaria te cobrará por un préstamo. Existen muchos mitos acerca del cálculo correcto de esta tasa, pero la realidad es que, los bancos disfrazarán sus buenas intenciones con tasas de interés que mejor traducen sus ganancias. 

Este concepto se subdivide en dos ramas:

Tasa de interés fija, que establece cuál es el porcentaje que tendrás que pagar mensual, bimestral o trimestralmente (dependiendo el banco) por el crédito que solicitaste. 

Tasa de interés moratoria, que se define básicamente por el porcentaje extra que acumularás si no pagas en tiempo y forma. 

El otro parámetro fundamental, es El Plazo; en cuanto tiempo tienes que regresar el préstamo con todo e intereses. 

¿Aún no está tan claro? 

Regresemos al ejemplo del tú, como empresario a punto de comprar un nuevo espacio. 

Supongamos que visitas los bancos; el Banco A con una tasa de interés del 25%,  una tasa de interés moratoria del 40% y un plazo de 12 meses. 

Imaginemos que necesitas $100,000 MXN, lo que se traduce en que, al finalizar un año deberás regresar $125,000 MXN con pagos de $10, 416.67 MXN mensuales y si te atrasas, sobre esta cantidad acumularás $4,166.67 MX que deberás cubrir al siguiente mes. 

El Banco B, te ofrece la misma cantidad de dinero, con una tasa de interés del 18.2%, interés moratorio del 60% y un plazo de 18 meses. 

Piensa un momento ¿Cuál te conviene? 

Al finalizar los 18 meses, en el Banco B, tendrás que pagar $118,200 MXN, con una mensualidad de $6,566.67 MXN, pero si te atrasas, acumularas la cantidad de $3,940 MXN, que tendrás que pagar al siguiente mes. 

Sin duda, la opción económicamente más sabía es el Banco B y pese a que la realidad financiera, es mucho más voraz, ahora ya sabes qué parámetros tomar en cuenta para elegir el mejor crédito inmobiliario: Tasa de Interés (y sus subconceptos) y El Plazo

¿Este artículo te ayudó? Comparte.