¿Puedo comprar una casa que está en renta?

By 22 febrero, 2021General

A muchas personas se les complica reunir el dinero suficiente para dar el enganche de una casa o para pensar en un crédito hipotecario muy costoso, pero esto cambiaría si pudieran comprar la casa que rentan.

Rentar una propiedad no necesariamente es una inversión a futuro, para algunas personas es una circunstancia temporal ya que han debido buscar una domicilio cercano a una oficina a la que le trasladaron por un lapso de tiempo breve o cualquier otra situación parecida, sin embargo, la gran mayoría de las personas rentan una vivienda por necesidad.

Comprar una casa no es casa fácil, se necesita de mucho ahorro, el cual nos permitirá dar el enganche del crédito hipotecario, pagar las mensualidades y solventar cualquier imprevisto. El ahorro no es una actividad fácil y menos si parte de nuestros ingresos se van en una renta mensual, así que si existiera la posibilidad de comprar una casa o departamento que estamos arrendando, estaríamos invirtiendo en nuestro patrimonio y dejando de perder ingresos en una renta.

¿Cómo comprar una vivienda que estoy rentando?

Una opción para hacerte de la vivienda que estás rentando consiste en llegar a un acuerdo con el propietario del inmueble para establecer un contrato de arrendamiento con opción a compra. Sin este contrato no quedará establecida la realización de la compra después de un lapso de tiempo en el que hayas usado y pagado mensualmente la renta del inmueble. En el contrato se debe especificar el precio de la vivienda, las condiciones de pago y el porcentaje de las rentas que tendrán la finalidad de cubrir el total de la propiedad.

Existen departamentos o casas que ya cuentan con la opción de compra desde un comienzo, pero para que una propiedad arrendada pase a ser tuya deberás cumplir con ciertos requisitos:

Habitar el inmueble por un periodo establecido: El derecho a comprar una vivienda no se adquiere inmediatamente después de rentarla, sino que se debe cumplir con un lapso de tiempo bastante largo que quedará establecido en el contrato. Normalmente, el periodo requerido se ajusta a la renta mensual que se paga y al avalúo de la propiedad; no suelen ser menores a cinco años, aunque puedes llegar a un trato más personalizado con el dueño del inmueble.

Cumplir con las cuotas y establecer el uso que se le dará a la vivienda: Puede que planees iniciar un negocio para solventar la renta del inmueble o rentarlo a otra persona para que prácticamente se pague solo, sin embargo, debes aclarar cualquier uso que planees darle a la vivienda durante el periodo de arrendamiento para que no existan malentendidos y pueda afectarse la opción de compra de la vivienda.

Fijar una forma de pago: Cuando el propietario de una vivienda que estás arrendando decide darte la opción de comprarlo, puede que tome en cuenta las rentas que ya has pagado, sin embargo, también puede decidir que la cuenta comience desde cero y que pagues el precio total de la vivienda, lo que también es una buena opción, no obstante, siempre debes aclarar este punto para que no existan conflictos posteriores.

En casos como el que acabamos de mencionarte, es posible tener un buen entendimiento con la persona propietaria de un inmueble para que tome algún porcentaje de las rentas ya pagadas como anticipo del inmueble. Del mismo modo, también debes aclarar si puedes realizar modificaciones a la vivienda durante el periodo de arrendamiento, como alguna remodelación u otro cambio que afecte la apariencia de la vivienda.

En México ya existen entidades financieras, como HSBC, que cuentan con programas de crédito y arrendamiento simultáneos respaldados por la Sociedad Hipotecaria Federal, así que, si estás interesado en arrendar un inmueble que desees comprar posteriormente, puedes consultar las diferentes opciones que se encuentran en el mercado.

Leave a Reply